domingo, 21 de enero de 2018

Alguien dijo alguna vez que todos los versos se alojan en la piel del que los escribe.


Pintura de Agustín Merino

Mi hermano Agustín me envía estos versos a través del móvil:

Alguien dijo alguna vez que todos los versos se alojan en la piel del que los escribe.

Y dando la vuelta a la piel hay nombres que la habitan.

Nombres que un día fueron respirados.

Mas allá de un manto de oxigeno y nitrógeno que no necesitamos.

Elegimos el aire hecho nombre y sed.

Un manantial de besos prohibidos, donde ahogarme y ser ahogado.

Elegir emborracharme de tus aguas, cubrir mi cuerpo de escamas doradas.

Ser pez y no querer aire.

Todos llevamos bajo la piel besos tatuados.

(Agustín Merino)

jueves, 18 de enero de 2018

Soy creciente, materia que late y respira


Mi hermano Agustín me envía estos versos a través del móvil:

Soy creciente, materia que late y respira
Soy tan antiguo como el mundo que aún dura y durará en mis ojos mientras existan
Asumido mi cuerpo la pasión, el misterio,
la esperanza, el recuerdo, el cansancio,
Soy la instancia que se eleva hacia un dios que inventamos
la materia y el fuego, los latidos arcanos de un todo primigenio
Debo salvarlo todo dentro de mi, si he de salvar entero lo que amo
Soy coral, soy espumas y aire nuevo,
soy el rosal que en ti se enreda, soy la luz en un torrente de agua
soy fuego , soy espacio, soy estrella,soy niño, soy eterno
Soy diamante, cenizas estelares en su forma mas pura
que proclama y exige ser lo que soy, ser lo que amo
Si fuera, si sólo fuera un hombre, pero tantos me habitan 
sabiendo lo que se, tanto pesa lo que no se es
Que no deja fuerzas para gritar lo que somos
Soy tan grande como el mundo tan antiguo como el universo
Seré todo cuando nada sea y todo enamorado
Mas es el mundo entero quien se mira en nuestros ojos, en cada uno de los ojos de mirar claro
El mundo entero se mira en la esperanza, aunque hace tiempo que no la encuentra
Lo que aquí desemboca es el cauce pero no las aguas
Ellas se vistieron de nube para vivir en los cielos y ser mecidas libres por el viento
ser hombre no es ser hombre
Ser hombre es otra cosa
Llamo a los amantes, los locos
que salen de sí mismos buscándose en otros caminos
Llamo a los valientes, los héroes
Llamo a los soñadores, llamo a los ardientes.
Llamo a los que ignoran la  justicia exclusiva del tiempo y el orden calculado en segundos que medimos
Romper las rutinas calladas, ignorar el estar virtuoso bien intencionado de los que opinan
Sin jamas haber reflexionado acerca de lo que sus manos han entregado
Y tal vez su vacío les llene de consejos
La condición finita del hombre que como sombra me acompaña
Llamo a los que siguen amando con la crueldad del tiempo, con límites absurdos,
Con tu ciudad, tus días y un caer gota a gota destilandose, en lluvia de un mañana
Escuchar el aire y sus silencios
Escucho esperanza en un amanecer de un billon de mañanas
(Agustín Merino)

martes, 16 de enero de 2018

El lagarto está llorando...


Mire usted, Sor Austringiliana:

Aquí estoy con mis niños de segundo de EGB, del curso 1981-1982, en el Colegio público Licenciado Domingo de Aguirre de Legazpi (Guipúzcoa). 

Somos:

Ángel Mari Círez, María José, Susana, yo (María Ángeles Merino), Sonia, Rosario, Rafael García.
Joaquina, Beatriz Berdote Durán, Iosune Ormeño, Ainhoa, Ana, María José, Manolo y Saúl.
Juan Carlos Saa San Sebastián, José Luis Rodríguez Granado, Alain, Ibán, Ricardo, Aitor, Javi de la Rosa y Alberto Vesga.


Y lo volví a recordar cuando el profesor Pedro Ojeda nos explicó que las vanguardias tomaron, en ocasiones,  formas infantiles. ¡Y a saber quiénes eran los lagartos y las lagartas!

Recuerdos, Sor Austringiliana. 

María Ángeles Merino

miércoles, 10 de enero de 2018

Escucho caer lluvia pasada y un rayo de sol que no llega.




Desde mi lugar, donde algo en mi no se alcanza.

Escucho caer lluvia pasada.
y un rayo de sol que no llega.
Aun  bañándose en sus murmullos.
Luz mojada que no baila tal vez la música no acompaña.
Por el espeso aire, tal vez demasiado aire
Licuados los recuerdos hasta gotas de olvido,
sueño vivo que no llega
En surtidor que fue, te atraviesa pero sientes que no ha sido
Entre el día y la noche un eterno atardecer alzándose sobre el horizonte.
Poblado por los arcángeles del olvido.

(Agustín Merino)

lunes, 25 de diciembre de 2017

Desde fuera


Ocho de la tarde, más o menos.

El CEPA Victoriano Crémer , ahora lo veo desde fuera. 

Yo estaba ahí dentro. Daba mis clases. Hablaba con mis alumnos. Aprendía de ellos también.

Me voy acostumbrando. 

viernes, 22 de diciembre de 2017

Así amaneció hoy en Lerma.


Así amaneció hoy en Lerma.
Azul, rosa y amarillo.
Chapiteles que saben historia.
Y un enfermero que tiene un minuto para la belleza.
Antes de las agujas.

Nota: un enfermero tomó la foto y me la envió.

sábado, 4 de noviembre de 2017

Alumnas de COU del Instituto Cardenal López de Mendoza de Burgos, en 1974. ¡En Pau! ¡Con tres franceses!


1974 y en Pau. 

Una compañera de clase me envía esta foto por el móvil. Eran, éramos, alumnas de COU del Instituto Cardenal López de Mendoza de Burgos, en 1974. ¡Y tres franceses desconocidos! En una excursión de tres días a San Sebastián, Hendaya, San Juan de Luz y Pau. 

El profesor de francés, el marista don Victoriano Jiménez, organizó un viaje con pasaporte colectivo. ¡Viajamos a una democracia! 

¿Alguien se reconoce? ¿Me reconoce usted, Sor Austringiliana? Ni yo misma...

Sé decir el nombre de cuatro...